En un pueblo lejano, corria una maldición llamada la maldición de las doce en punto. Se decia que una vez cada un millón de años ocurria. Pasaba cuando tocaban las doce, tal y como dice la maldición.

Esa noche se veia un aire negro, que revoloteaba por el pueblo, y se iba formando un cuerpo humano que le salia ojos, boca, nariz y las otras cosas del cuerpo humano. Como si hiciera magia o algo asi, sacando murcielagos que volaban y se metian en las casa.

Se sentia HAAAAAAAAAAAAAAAA mientras iban saliendo de sus casas zombies, pero no solo las personas, si no las plantas y los animales, hasta los electrodomesticos de las casas, ya se sabia que era una vampiresa.

LOS ZOMBIES ERAN SUS ESCLAVOS…

En lugares lejanos… El principe de àlacio Celestia, regresaba a pueblo y se topo con una pequeña cupula que rodeaba el pueblo. Pero el sabia que con la espada de su padre podria romperla, y asi hizo.

Se quedo confuso un rato, pero cuando lo descubrio, exclamó. Tu y yo, ya nos hemos visto, vampiresa colmillo. Si y no nos vamos a ver más en cuanto te atrape.

ZOMBIES ESCLAVOS, ATRAPARLOOO

Y lo atraparón, pero no por  mucho tiempo. Con su espada se libero de los zombies y de las cuerdas, despues de una larga lucha, finalmente, gano principe, y despues de pensar un buen rato, acabo teniendo una idea.

Volver al pasado con la maquina del tiempo e impedir que ocurriera eso.